POR QUÉ AUMENTA NUESTRO PULSO Y FRECUENCIA CARDÍACA?

Saber cuál es nuestro pulso puede arrojarnos datos importantes de nuestra salud. La frecuencia del pulso ayuda a determinar si nuestro corazón está bombeando correctamente. SABES POR QUÉ AUMENTA NUESTRO PULSO Y FRECUENCIA CARDÍACA?

La medición del pulso va directamente ligada a la frecuencia cardíaca, ya que el pulso no es más que el número de latidos cardíacos por minuto.

Medimos el número de veces que nuestro corazón late o se contrae para determinar si dicho órgano está trabajando correctamente.

Podemos tomar el pulso tanto en reposo como durante o después de un ejercicio físico.

En reposo lo tomamos para saber cómo está trabajando el corazón, también para saber si hay alguna infección o algún tipo de deshidratación.

Durante el ejercicio o inmediatamente después podemos determinar la condición física o atlética del individuo.

POR QUÉ AUMENTA NUESTRO PULSO Y FRECUENCIA CARDÍACA?

La frecuencia cardíaca varía según estamos en reposo o realizando algún esfuerzo físico. Pero también la frecuencia cardíaca puede dispararse como respuesta a la adrenalina también conocida como epinefrina.

La adrenalina trabaja cuando estamos asustados o sorprendidos. Nuestro corazón aumenta la frecuencia cardíaca para prepararnos para la reacción: lucha-huída.

Las causas más frecuentes por la que aumentamos nuestro pulso y frecuencia cardíaca son:

  • Tiroides hiperactiva
  • Esfuerzo físico fuerte (ejercicios)
  • Ansiedad
  • Deshidratación
  • Fiebre
  • Insuficiencia cardíaca
  • Problemas renales como insuficiencia renal crónica
  • Hipervolemia (exceso de líquido en la circulación)

Notaremos que nuestro pulso está elevado en las arterias que están próximo a la piel, estas zonas del cuerpo son:

La ingle, el cuello, la sien, la muñeca, parte posterior de la rodilla, cara interna del pie.

PULSO ACELERADO Y FRECUENCIA CARDIACA

Un pulso o frecuencia acelerada puede estar indicándonos una arritmia cardíaca.

Debemos tomar en cuenta que una frecuencia rápida o taquicardia y un pulso acelerado pueden ocurrir juntos o por separados, aunque ambos vayan de la mano.